Terapia de pareja

El objetivo final que perseguimos con nuestras sesiones es conseguir la armonía entre los miembros de la pareja. Y ésto se logra, paradójicamente, cuando ambos evolucionan hacia una mayor autonomía y libertad individual.

En una relación de pareja cada miembro aporta a esta relación usos, costumbres y hábitos, aprendidos a lo largo de su vida anterior (infancia, adolescencia…) , que pueden resultar ser incompatibles entre sí. Es posible que en estos casos, lo que en principio se presentaba como una atractiva e ilusionada relación acabe en desilusión.

Impulsos y tendencias interiores, que no dominamos porque desconocemos, intervienen inutilizando nuestras expectativas. Estas fuerzas interiores tienen diversos orígenes, pero normalmente están relacionadas con un exceso de idealización de nuestra historia pasada (la historia de nuestros padres y ancestros, nuestra historia transgeneracional), que nos impulsa a querer recrearla en la presente relación, aún a costa, y frente al mismo deseo del otro miembro de la pareja de recrear, a su vez, su propia historia.

Este impulso de nuestra historia pasada para ser recreada puede ser tan fuerte, que anule un amor de pareja que en principio se nos presentaba como indestructible.

La construcción de una relación o una familia nueva, conlleva, tanto el aprovechamiento de lo heredado por cada uno de los miembros de la pareja, (en la medida en que, libremente, sea considerado útil por ambos), como el considerarse capaz de crear, libre y conjuntamente, nuevos modos, maneras y estructuras tanto para vincularse entre sí como para desarrollar y hacer evolucionar, independientemente, la personalidad propia de cada uno.

Cuando por alguna razón, la posibilidad de crear una nueva relación que satisfaga en medida suficiente a la pareja, no es realizable, pero persiste el deseo y la esperanza de conseguirlo, se hace necesaria una terapia de reflexión conjunta que facilite el descubrimiento de las razones ocultas (inconscientes), que impiden evolucionar a esta pareja. Anteriormente pusimos como ejemplo de razón oculta el exceso de idealización de nuestra historia pasada).

De esta forma, mediante la terapia de pareja, se puede conseguir enriquecer y consolidar la relación de manera satisfactoria.